Nuestro Blog: Traducción de documentos certificados

Qué es la Apostille y para qué la necesito?

La apostilla es un sello que reviste un documento y lo legaliza. Dicho sello recibe el nombre de Apostilla. La adición de la apostilla está regulada en el Convenio de la Haya de 5 de octubre de 1961, cuyo principal objetivo es el de facilitar y abreviar el procedimiento necesario para la autentificación de documentos, suprimiendo así el requisito de legalización diplomática y consular de los documentos públicos emitidos en un Estado suscrito a dicho acuerdo y que deba surtir efecto en otro, también firmante.

Los documentos públicos (actas de nacimiento, matrimonio, títulos profesionales, certificados académicos, etc.) que deban ser reconocidos en el extranjero deben certificarse mediante apostilla o legalización en el país de origen y dependiendo el país de destino (apostilla para países firmantes de La Convención de la Haya de 1961 o legalización para países no firmantes de dicha convención).

La apostilla da legitimidad al documento para el cual fue expedida. Sin embargo, en el caso de documentos procedentes de países no firmantes del Convenio de la Haya, estos deben ser legalizados mediante un procedimiento distinto a la aportilla para que puedan surtir efecto en otro país.

¿Qué aspecto tiene una apostilla?

Las apostillas, emitidas por la autoridad competente del país que expide el documento, tienen ciertos aspectos formales coincidentes: suelen tener forma cuadrada o rectangular, llevar un sello, la leyenda en francés (Apostille. Convention de la Haye du 5 Octobre 1961) y normalmente están redactados en el idioma del país que los expide, aunque últimamente se redactan de manera trilingüe : francés, inglés y español..

¿Para qué se necesita una apostilla?

La apostilla se necesita siempre y cuando un documento emitido en un país deba surtir efectos legales en otro Estado diferente. Con este sello el contenido del documento queda autentificado y reconocido en cualquier otro país firmante del Convenio de la Haya.

Traducción de la apostilla

El traductor oficial o perito traductor sabe que, cuando un cliente tiene que presentar sus traducciones en oficinas gubernamentales, diplomáticas, académicas u otras de carácter oficial los documentos normalmente deberán de estar apostillados.

Por este motivo es muy importante recordar que cuando se realiza una traducción de un documento apostillado, la apostilla también ha de traducirse, con el fin de surtir efectos legales en el país de destino.

Para que los documentos expedidos en el extranjero tengan efectos en nuestro país, es importante que sean traducidos por el traductor oficial o perito traductor acreditado por las autoridades mexicanas correspondientes.
especialidad, saber o experiencia, siendo en este caso traductores certificados quienes tienen dominio completo en un idioma especifico, asegurando que la traducción sea completa y precisa.

Nuestro Blog

Traducciones Certificadas en México

Conoce más sobre la traducción de idiomas. Te compartimos información de interés relacionada con nuestro servicio de traducción certificada de documentos.

La complejidad de una traducción jurídica o legal

La traducción jurídica se caracteriza por su labor de traducir documentos especializados y tecnicos en el área del derecho. Estos textos, habitualmente redactados por profesionales...

Características de un buen traductor de idiomas

En la vida cotidiana cuando requerimos los servicios de un profesionista, procuramos cerciorarnos que tenga un nivel académico adecuado, que le permita responder a nuestras...

¿Qué se espera de un perito traductor?

Un perito traductor es una persona que además de tener un excelente manejo de la lengua materna y un conocimiento profundo de los idiomas que...

Documentos que requieren de los servicios de traductores oficiales o peritos traductores

Los traductores oficiales también conocidos en el medio como peritos traductores son quienes cuentan con autorización para ejercer el oficio de traductor y cuyas traducciones...